Papagayo - La Parota


Proyecto de Multifunciones

------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Autor: Ing. Manuel Fríaz Alcaraz


El proyecto de multifunciones Papagayo, Guerrero (también conocido como La Parota), representa una obra de infraestructura necesaria para promover la ordenación de la región central, frente al riesgo inminente de que se dañe por el agobiante centralismo, la sobrepoblación y conurbación. Por su excelente ubicación –30 kilómetros al noreste del puerto de Acapulco–aportará varios beneficios: abasto de agua, electricidad, control de inundaciones, riego, piscicultura, turismo y navegación.

La inversión de capital es de alrededor de 850 millones de dólares, y cerca de 70% sería en moneda nacional. Obra civil, con algunos equipos e instalaciones electromecánicos, se caracterizaría por sus altos índices de rentabilidad, productividad y participación, lo cual aseguraría un buen negocio para el país, a los inversionistas y a la sociedad; estimándose la recuperación en un periodo de cinco años a partir de su puesta en servicio. Con base en su planteamiento se obtendría:

1. En coordinación con las diferentes obras propuestas dentro de la bahía de Acapulco se apoyaría ampliamente el desarrollo económico y social regional. Así, el puerto turístico más importante de México y uno de los mejores en el ámbito internacional, consolidaría y acrecentaría su prestigio y prestancia, al contar con nuevos y modernos atractivos, como un lago artificial con superficie de once veces la bahía de Acapulco. También, al canalizarse suficiente agua fresca a las lagunas litorales Tres Palos y Negra facilitaría su rehabilitación y saneamiento, donde podrían establecerse marinas y clubes náuticos que harían de este puerto un destino turístico sui generis.

2. La calidad del servicio eléctrico se favorecería notablemente como consecuencia de aportar a las horas de máximo consumo 1,530 millones de kilowatts·hora, ahorro equivalente a 400 millones de litros de combustóleo por año. Por lo mismo, contribuiría a satisfacer la demanda de potencia y energía de picos en los otros centros turísticos del Pacífico sur: Ixtapa-Zihuatanejo, Guerrero, y Puerto Escondido y Bahías de Huatulco, Oaxaca.

3. Al regular y almacenar los escurrimientos del río Papagayo, el futuro embalse con capacidad de 9,400 millones de metros cúbicos a la elevación 195.50 metros sobre el nivel del mar (condiciones originales y congruentes de proyecto), podría suministrar agua a 34 millones de habitantes, casi dos veces la población del área conurbada del Valle de México. Es decir, la dotación de agua a la zona metropolitana de Acapulco quedaría plenamente asegurada a largo plazo y en toda época del año.

4. Además, al funcionar por gravedad los acueductos se reducirían los excesivos costos de operación, mantenimiento y consumos de energía eléctrica. Esto permitirá a los gobiernos estatal y municipal, emplear las cuantiosas inversiones que destina para el suministro de agua, en otras actividades y funciones sociales prioritarias, a fin de mejorar el nivel de vida de la población y en ampliar la calidad de los servicios turísticos, tanto para los visitantes nacionales como extranjeros.

5. Con relación a la producción agrícola en la región, sería factible irrigar una importante superficie en ambas márgenes del río Papagayo y de áreas vecinas, desde la planicie del río de La Sabana hasta la población de San Marcos. Asimismo, su inmenso lago artificial constituiría una versátil y económica vía de navegación para aprovechar de manera responsable los recursos naturales de la sierra Madre del Sur, sobreelevar los niveles freáticos y fomentar la piscicultura.

6. La autopista Acapulco-Cuernavaca en operación y el propuesto ferrocarril eléctrico para intercomunicar la región central del país con los futuros desarrollos del Complejo del Pacífico Sur, tendrían un trayecto paralelo al nuevo y atractivo lago artificial, creándose un panorama muy agradable a partir del cruce con el río Papagayo en las inmediaciones de la población Tierra Colorada hasta las cercanías del puerto de Acapulco; lo cual ofrecería condiciones idóneas para promover las actividades y deportes acuáticos en un espléndido embalse muy próximo al mar.

7. De modo que al construirse embarcaderos en donde la autopista y el futuro tren eléctrico queden lo más cercano al lago artificial, se podría arribar al puerto de Acapulco por vía fluvial-marítima, navegando a través del embalse y continuar por el lago de la presa de derivación Bellavista, hasta los canales de comunicación con la laguna de Tres Palos. De este futuro puerto interior se tendría la opción de salir al mar; ya sea por Barra Vieja –desembocadura del río Papagayo al océano Pacífico–, o bien, al moderno desarrollo turístico Punta Diamante ubicado en la bahía de Puerto Marqués.

8. Con el propósito de reducir los riesgos de inundación en el aeropuerto internacional de Acapulco, es indispensable construir un bordo-carretero en la ribera sur de la laguna de Tres Palos, así como las obras hidráulicas propuestas para comunicar este vasto cuerpo de agua salobre, con el río Papagayo; el mar y la laguna Negra, a fin de restablecer su pleno funcionamiento natural.

9. De igual manera se podrían controlar las inundaciones del río de La Sabana, aumentar la producción acuícola, crear un centro turístico y económico de gran actividad, establecer un moderno puerto interior de primer orden e instalar centros inmobiliarios de alta plusvalía alrededor de la laguna Tres Palos. Asimismo, facilitaría trasladar la base naval y comercial de Icacos, y recuperar este espacio dentro de la bahía para una terminal alterna de transbordadores y club de yates.

10. La ausencia de importantes centros de población y tierras de alto valor o producción agropecuaria (condiciones existentes en 1986, año que se recomendó iniciar su construcción), aseguraba que las indemnizaciones y afectaciones derivadas por la inundación de las 17,300 hectáreas de embalse resultasen mínimas. La central hidroeléctrica Ambrosio Figueroa (La Venta) también se inundaría; pero ante sus elevados costos de operación y mantenimiento derivados por su prematuro asolvamiento –prácticamente desde su puesta en servicio en 1964–, su desaparición no debe representar un obstáculo en el desarrollo general del proyecto.

El proyecto de multifunciones Papagayo, con índices de eficiencia, rentabilidad y productividad cercanos al máximo, al combinarse con otras importantes obras de infraestructura básica, como modernos sistemas viales integrados por puentes de seis carriles y redes de transporte, entre los que se mencionan:



a) Puente Arco Iris de 2,800 metros sobre la bahía de Acapulco.




b) Puente Diamante de 700 metros sobre la bahía Puerto Marqués.




c) Puente Roqueta de 250 metros para unir la bahía con la isla La Roqueta.




d) Distribuidores viales, pasos a desnivel y diversos libramientos.


Además de la presa de derivación y de cambio de régimen Bellavista –ubicada río abajo del proyecto Papagayo– para suministrar agua fresca a la laguna Tres Palos, a nuevas zonas de riego y a varias poblaciones circundantes; las presas de control de inundaciones dentro de la bahía: Veladero, oeste y este, a fin de reducir los daños patrimoniales y proteger la infraestructura municipal y turística, y un moderno y productivo frente hidrocinético marino bajo el futuro puente Arco Iris para generar electricidad, incrementarían sustancialmente los beneficios en todo el Pacífico sur.

Al combinarse este programa suplementario de obras con el trascendente proyecto Papagayo-La Parota, los planes del Complejo de Desarrollo del Pacífico Sur podrán concretarse. Este objetivo facilitaría la urgente ordenación y desconurbación de la región central, pues el Valle de México se arruina inevitablemente por la excesiva extracción y contaminación de su recurso natural más valioso, el agua subterránea. Por lo mismo, al apoyar y ampliar las acciones y planes oficiales, convertirían al puerto de Acapulco en un destino turístico como pocos lugares en el mundo.


El proyecto




• La hidroeléctrica La Parota es un proyecto con cerca de 15 años de antigüedad, interrumpida su construcción por diversos conflictos sociales entre CFE y los ejidatarios. Se pretende ubicarla sobre el cauce del río Papagayo, a 40 km de la ciudad de Acapulco.

• El último intento formal por conseguir la aprobación del proyecto por parte de los ejidatarios fue en 2005. El objetivo es regular el flujo del río e impedir que llegue directamente al mar, sin tener aprovechamiento alguno, además de dotar de agua potable a las comunidades cercanas.


• CFE consiguió la aprobación del último ejido que será afectado: Cacahuatepec, que se suma a los apoyos obtenidos por las otras comunidades.

---------------------------------------------------------------------------------------------





No hay comentarios.:

Publicar un comentario